¡ENVÍO GRATUITO PARA COMPRAS SUPERIORES A 60€!

      enero 30 , 2019

      Los trucos de la luz

      Mar Flores
      Los que me seguís asiduamente sabéis que os hablo mucho de mis looks, tendencias de moda, trucos que he ido aprendiendo a lo largo de mi carrera, etc. Pero es verdad que a veces olvidamos prestar más atención a nuestro maquillaje, ya que es una parte muy importante de nuestros looks, ya sea en el día a día como para una ocasión especial.
      Por mi trabajo me han maquillado de mil formas diferentes, con todo tipo de tendencias y me he tenido la suerte de estar en manos de los mejores profesionales, y gracias a eso he aprendido mucho sobre maquillaje y su aplicación. En mi última sesión de fotos aproveché para trasladarle una duda que me rondaba la cabeza a mi maquilladora en esa ocasión, la maravillosa Eva Escolano. Y es que he notado que aún utilizando siempre la misma base de maquillaje no siempre me quedaba igual.
      Así que Eva me explicó que la clave está en la piel y en su tratamiento previo, porque siempre queremos que nuestra piel luzca sana e iluminada, pero para conseguirlo hay que utilizar más productos que la base, por ejemplo los iluminadores, que han sido una auténtica revolución en el mundo de la cosmética, y es verdad que nos ayudan a estar más guapas y que el maquillaje cobre más protagonismo.
      También podemos conseguir más luminosidad en el rostro aplicando una prebase o una hidratante específica, y cuando aplicamos la base de maquillaje debemos elegir fórmulas que sean luminosas en vez de mates, o utilizar el truco de mezclarlo con unas gotas de aceite o una crema iluminadora. Resaltar algunas zonas del rostro también nos ayudará a que nuestra cara tenga mejor aspecto y resaltar las zonas que nos favorecen, como los pómulos, la nariz o parte del mentón. Esto lo podemos conseguir aplicando iluminadores en polvo o en crema, como más nos guste, e incluso podemos mezclar varios tonos de iluminador.
      Por ejemplo, podemos utilizar un tono claro de iluminador en el alto de los pómulos, el tabique de la nariz y el arco de cupido,  y un tono más oscuro (que puede ser melocotón para pieles claras y dorados o cobres para pieles más oscuras) sobre el pómulo. Incluso se puede mezclar con el colorete y aplicarlo sobre los huesos de la sien y en la barbilla.
      Pero sí que hay una norma que hay que cumplir siempre que nos maquillamos y es que hay que ser muy sutil con todo lo que usemos, sobre todo con los iluminadores, porque si no corremos el riesgo de parecer una bombilla :). Y una última cosa: nunca utilices un iluminador oscuro como polvos de sol ya que aparecerán más las imperfecciones de la piel y avejentará el rostro.

      Ir Arriba